Dos extraños


DOS EXTRAÑOS

Te fuiste cual una sombra
hacia la calle maldita
caminando por la alfombra
del pensil de mi casita.

Te vi partir esa tarde
altiva y apresurada
pero sé que por cobarde
no volviste la mirada.

Te fuiste porque quisiste
un hombre rico encontrar
y con el tiempo te viste
viviendo en el lupanar.

Del día de tu partida
han pasado varios años
y por cosas de la vida
ahora somos dos extraños.

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.