Poema a San Martín de Porres


SAN MARTÍN DE PORRES

Humilde santo hoy por todos aclamado
que llevaste una vida de obediencia
no cesaste jamás en dar audiencia
a quien más la hubo necesitado.
Al reo, al hambriento, al postrado
tus manos socorrieron con amor
porque tú comprendiste su dolor
y actuando a costa de tu sacrificio
hiciste del auxilio un oficio
convirtiéndote en el santo protector.

Tu santidad, Martín, pasó de nuestro suelo
y son muchos tus milagros y testimonios
de que corriste a un trío de demonios
llamados hambre, enfermedad y desconsuelo.
Tuviste para los animales un gran celo
quedando sometidos a tu mandato
y es así que perro, pericote y gato
de ser tradicionales enemigos
tu voz los convirtió en amigos
y los hizo comer del mismo plato.

© 1986 Luis Bárcena Giménez

Poemario “Canto Peruano” 1988

3 comentarios:

  1. En el día de la canonización de mi santo protector San Martín de Porras.

    ResponderEliminar
  2. Que el santito nos escuche...

    Bríndale tu protección
    a Luis Bárcena Giménez,
    dále todo lo que tienes,
    San Martín... de corazón.
    La peruana vocación
    de la décima espinela
    necesita la tutela
    de su inigualable canto...
    (mientras tanto, amigo santo,
    voy prendiéndote una vela.)

    Saludos del potro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Nicolás, gracias por tus buenos deseos expresados magistralmente con esta décima. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.

Comentarios

Recientes

Archivo

Google+

Facebook

Twitter