Levántate dulce amada


LEVÁNTATE DULCE AMADA

Levántate dulce amada
a cumplir con tu labor
mas si estás de mal humor
puedes seguir acostada.
Una mujer enojada
es un sufrimiento atroz
tiene voto y tiene voz
y tanto que recrimina
cuando vuelve a la cocina
¡ya se le quemó el arroz!

La mujer malhumorada
si no se pone agresiva
se pone bastante esquiva
con el fin de no hacer nada.
Por eso mejor echada
continúa te aconsejo
que si por acto reflejo
algún músculo te para
y te ves con esa cara
¡vas a romper el espejo!

Levántate amada mía
con buena disposición
porque esa es la condición
para comenzar el día.
Pero si la antipatía
desde anoche no te deja
acuéstate con tu queja
ya que siempre te lo he dicho
que por un simple capricho
¡vas a parecer más vieja!

La mujer sin voluntad
de obrar bien es receptiva
al diablo y su iniciativa
tiene un aura de maldad.
Es una temeridad
dirigirle la palabra
pues loca cual una cabra
con la testuz baja gira
embiste y tras eso mira
¡con su mirada macabra!

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.