Intimidades y miserias en la televisión


POR UN MINUTO DE FAMA

Por un minuto de fama
más un poco de dinero
con entusiasmo sincero
el flojo deja la cama.
Dizque la gente reclama
morbo en la televisión
y ante esta situación
se recurre al esperpento
para que en ese momento
haga su gran actuación.

La jerga y las palabrotas
fácil salen de su boca
y en el “rating” se coloca
primero con muchas cuotas.
Rascándose las pelotas
pone apodos y no falla,
la vida ajena no calla
ninguna ofensa retira
y por eso se le mira
muy feliz en la pantalla.

© 2009 Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.