La noche larga


LA NOCHE LARGA

Yo pecador, en los brazos de mi amante
confieso que me espera una noche larga
sé que voy a pecar pero la lujuria me embarga
por comer ese fruto palpitante.

Voy a ser la estrella rutilante
en esta noche en que la humanidad se aletarga
voy a ser el rayo con eléctrica descarga
que cae sobre un cuerpo alucinante.

Allá voy por otras caricias y otra almohada
a besar otros labios de amor enardecidos
que igual a los míos buscan y dan consuelo.

Me espera esta noche larga todo el día deseada
mágica noche que ilumina mis sentidos
infernal pecado que en la tierra sabe a cielo.

Luis Bárcena Giménez
© 2000 

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.