Esperanza y realidad


ESPERANZA Y REALIDAD

Esperanzarse en la gente
que está inmersa en el gentío
es como querer que el río
no deslice su corriente.
Llámenla y verán que ¡ausente!
se reportará enseguida
y mientras que de la brida
sujetamos la esperanza
pasa el tiempo sin tardanza
y se acaba nuestra vida.

La esperanza en uno mismo
es la única que vale
cuando todo mal nos sale
y rodamos al abismo.
Porque en el mundo egoísmo
hay con acento marcado
cuanto más esperanzado
se está de algún semejante
como realidad constante
se está más abandonado.

Luis Bárcena Giménez
© 2009
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.