El indigente y la gente


EL INDIGENTE Y LA GENTE

Se sienta el hombre indigente
en la pública vereda
y al poco rato se queda
dormitando entre la gente.
Está presente y ausente
del mundo con su opulencia
y solo ven su presencia
con su raída camisa
los que olvidan tener prisa
y evocan tener conciencia.

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.