Más sabe el viejo por diablo que por viejo


EL VIEJO DE LA PENSIÓN

El viejo llega al salón
"echando una carrerita"
para hacerse el que dormita
recostado en el sillón.
La dueña de la pensión
mujer de gran nalgatorio
no sabe que el vejestorio
las “cuatro letras” le espía
y que en esa parte ansía
estar de supositorio.

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

2 comentarios:

  1. Excelente!! aunque al día siguiente sea su velatorio! ja, ja

    ResponderEliminar

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.