La mujer y el pelotero


NO ME TOQUES LAS PELOTAS

Para qué se fue a casar
sin saber de fútbol Rosa
y hoy lamenta ser la esposa
de un futbolista sin par.
Éste el día de jugar
va con gestos pasmarotas
y puesto que las derrotas
aumentan cada partido
ella oye de su marido:
no me toques las pelotas.

Luis Bárcena Giménez
© Rumbo a la Décima Espinela (setiembre 2010)
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.