Canción de la lejanía


LA CABAÑA

Amanecer no quisiera
en la remota montaña
allí nadie me consuela
y otro a ti te acompaña.

Tan solo con tu retrato
me fui fugitivo al monte
de poco o nada me sirve
sin ti no tengo horizonte.

La herida se hace más grande
cuando alumbra un nuevo día
y es un tormento pensar
si me piensas todavía. 

¡Adiós mi prenda querida!
si acaso ya me olvidaste
me conformo con saber
que alguna tú vez me amaste.

© 2001 Luis Bárcena Giménez

Share on Google Plus

1 comentarios:

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.