Piedras preciosas


LA ESMERALDA Y EL DIAMANTE

La esmeralda y el diamante
tienen ambos los colores
de la sangre y los horrores
que vierte y pasa un marchante.
En ese confín distante
de las grandes joyerías
escarba todos los días
la tierra, con el consuelo
de sacar gemas del suelo
y no las manos vacías.

Allá en Costa de Marfil
la mayoría fracasa
y la misma cosa pasa
en Colombia y en Brasil.
En esa labor cerril
no es raro que se peleen,
al final nada poseen
mas a la tierra se aferran:
muchos son los que se entierran
pa’ que pocos centelleen.

© 2009 Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.