Del apogeo al ocaso


DEL APOGEO AL OCASO

Cuando estaba en su apogeo
la mujer que pretendía
me despreciaba y decía
“insignificante y feo”.
Belleza, fama y recreo
disfrutó como ninguna
mas para mala fortuna
cayó por su propio exceso
y hoy quiere dejar su peso
al “feo hijo de la hambruna”.

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.