La emperifollada


LA EMPERIFOLLADA

Una mujer se acicala
¡me niego a decir qué parte!
y luego el tiempo con arte
en la ducha se regala.
Para asistir a la gala
se maquilla con paciencia
y como tiene solvencia
se pone un traje “Chanel”
y aroma su tersa piel
con una exquisita esencia.

En la gala a un galán
conoce y lo lleva a casa
y ni bien entra la abrasa
la lujuria con afán.
Abrigo, traje y fustán
va dejando en cada trecho
y teniendo cerca al lecho
del placer un vivo aviso
arroja el sostén al piso
y lanza el calzón al techo.


Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.