Mirón


MIRÓN

Le están doliendo las bolas
de los ojos a Mariano
porque en la calle el fulano
anda mirando las colas.
Sus ojos como las olas
del mar bajo tempestad
giran con velocidad
trecientos sesenta grados
hasta quedarse clavados
en un culo de verdad.

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.