Sinecura


BEATAS GRATAS

El padre Glen es un cura
que no cura ni la tos
pero le agradece a Dios
por tener su sinecura.
Su devoción y cultura
encantan a las beatas
mujeres del todo gratas
que no solo le saludan
sino que tampoco dudan
en ponerse en cuatro patas.

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.