Enfado y envidia a la vez


ENFADO MAYÚSCULO

No existe mayor enfado
para una dama engreída
al verse desposeída
cuando la han eclipsado.
No acepta su nuevo estado
y tampoco se renueva
y aunque en las noches eleva
al cielo sus oraciones
conociendo de intenciones
viene el diablo y se las lleva.

Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.