Ser uno mismo


AMO Y SEÑOR DEL DESTINO

Dirigirme en el camino
es lo que intentas de veras
porque tú te consideras
amo y señor del destino.
Más por antojo que tino
es el rumbo que me indicas,
me ordenas y no me explicas,
si me explicas me lapidas
pues me das unas medidas
que tú nunca las aplicas.

En todas las ocasiones
me dices sin convencerme
que yo no debo moverme
sin tomar mis precauciones.
Por tus “sabias” direcciones
sin vivir mi vida estoy,
que si vengo, que si voy,
¡no te preocupes por mí
porque yo soy el que fui
y seré, el que yo soy!


Luis Bárcena Giménez
© Rumbo a la Décima Espinela (setiembre de 2010)

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.