Payada entre un obrero y un empresario


EL OBRERO (Nicolás Oršanić)

"Disculpe, señor, que quema,
mi lengua más que una brasa,
por decir lo que me pasa,
y plantearle mi problema.
La sinceridá es mi lema,
no me guardo ni un bocado,
por eso es que había pensado,
en hablarle frente a frente,
tan claro y pausadamente,
pa' no hacerlo complicado."

"Verá, patrón, que las cosas,
vienen cada día más piores,
se oscurecen los colores,
ya no es un mundo de rosas.
Están flojas las baldosas,
de toda la masa obrera,
la jornada venidera,
acogota los ingresos,
desaparecen los pesos,
fugándose a la carrera."

"Los precios se dispararon,
subieron como los cohetes,
se retobaron los fletes,
sin montura nos dejaron.
Los tiempos buenos pasaron,
como pasa la garlopa, 
el buen vino de la copa,
el aire mismo ahora embolsa,
y hasta cotiza en la bolsa
el mísero plato e' sopa."

"Misericordia le pido,
por mi familia que es pobre,
sería bueno ver un sobre,
me lo tengo merecido.
Sonriente y agradecido,
quedaría con un aumento,
importante es el sustento,
y lo digo muy sereno:
si el estómago está lleno,
el corazón va contento."


EL EMPRESARIO (Luis Bárcena)

Una crisis económica
afecta al mundo en lo sólido
por eso frené mi bólido
y mi gana gastronómica.
A mí me parece cómica
tu solicitud explícita
pues consideras solícita
una costumbre que es pésima
y es pedir por vez enésima
una cosa que es ilícita.

Con tu perorata “chango”
propia de la gente gaucha
me quieres pelar la chaucha
en un flete ¡maturrango!
Pero olvidas que este rango
ostento por ser correcto
y agradece de que erecto
en este rato no estoy
que si lo estaba te doy
¡una patada en el recto!

Tú no piensas ¡indolente!
que pa’ que tengas ingresos
yo me rebusco los pesos
y te pago puntualmente.
Como empresario y gerente
atiendo a la “masa” obrera
pero tú eres la primera
persona que se dispara
de esta masa y me encara
pa’ llenar su billetera.

Me dices cual un lamento
“se dispararon los precios”
y tú estás como los necios
viniendo a pedir aumento.
Con el corazón contento
sé que puedes continuar
que el buche puede esperar
y te lo digo por bueno:
si estás con el buche lleno
¿cómo vas a trabajar?

Luis Bárcena Giménez
20 de agosto de 2011
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.