Confesión de un pícaro



BLANCA ME DIO SU PALOMA

Blanca me dio su paloma
mensajera, en son de paz
y en un ¡tris! mi ave rapaz
dejó en estado de coma.
De esta manera el diploma
de pícaro conseguí,
mas para siempre perdí
por este mal proceder
a la única mujer
que supo confiar en mí.

Con un sello estoy marcado
y no lo ven muchos seres
sólo lo ven las mujeres
cuando me pongo a su lado.
Es el sello del pecado
estampado en forma franca
que todo amor desbarranca
sepultándolo con plomo
que las mujeres ven como
si supieran lo de Blanca.

* El nombre es ficticio
© 2009 Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.