Relación con trampa


SE LE ACABÓ LA MODORRA

A Gerardo que era tardo
se le acabó la modorra
cuando conoció una zorra
apellidada Fajardo.
Del Marítimo Resguardo
terminada su jornada
con la mente obsesionada
por la pasión y la dicha
citaba a la susodicha
pa’ tirarse una encamada.

Convirtió pues en doctrina
lo entendido por astucia
llegando a ver a la rucia
como su hada madrina.
Y en la cita clandestina
no se daba cuenta el “pillo”
que estando sin calzoncillo
tras del abrazo y el beso
él aligeraba el peso
y mucho más el bolsillo.

* Los nombres son ficticios
© 2009 Luis Bárcena Giménez
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por su comentario, se mostrará cuando sea aprobado.